21 sep. 20

Formula E: llegar a una huella de carbono cero neto

El ABB FIA Formula E Championship se convirtió en el primer deporte mundial en obtener la certificación con una huella de carbono cero neto desde su inicio gracias a la inversión en proyectos certificados internacionalmente de protección del clima en todos los mercados de carreras para compensar las emisiones de las seis temporadas de carreras eléctricas.

Siguiendo el enfoque recomendado establecido por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), la Formula E adoptó tres medidas clave para lograr la neutralidad de carbono: una medición eficaz de la emisión de carbono, la priorización de la reducción de la huella de carbono del campeonato y la compensación de las emisiones inevitables restantes.

Controlar

Desde su temporada inaugural, la Formula E trabajó con Quantis, experto en medición de la huella de carbono, para realizar una evaluación del ciclo de vida, que se usa para calcular la huella de carbono del campeonato.

La evaluación del ciclo de vida es una herramienta que se usa para evaluar holísticamente el impacto ambiental, social y económico de todo el campeonato. La Formula E ha controlado continuamente estos impactos en cada una de las temporadas hasta la fecha, con el objetivo de descubrir oportunidades para mejorar verdaderamente las operaciones y la planificación. 

Huella de carbono de la Formula E


Temporada 1: 25 000 toneladas de CO2 equivalente
Temporada 2: 12 000 toneladas de CO2 equivalente
Temporada 3: 13 500 toneladas de CO2 equivalente
Temporada 4: 32 000 toneladas de CO2 equivalente
Temporada 5: 45 000 toneladas de CO2 equivalente

Los últimos datos completos, hasta la temporada 5, indican que la huella de CO2 de la Formula E corresponde un 72 % al transporte, un 14 % al personal, un 6 % a los espectadores, un 4 % a los alimentos, un 4 % a las operaciones y un 1 % a la fabricación de nuestros automóviles, lo que representa emisiones de 1 tonelada de CO2 equivalente a una huella de carbono anual de una persona, de acuerdo con las cifras detalladas en el Acuerdo de París, lo que ayuda a lograr la meta central de limitar el aumento de temperatura a 1,5 °C.

De manera constante a lo largo de las primeras cinco temporadas, el mayor impacto en las emisiones de CO2 fue causado por el flete y el transporte entre los sitios de las carreras.

Se calcula que las proporciones fueron las mismas en todas las temporadas, con la excepción de la Temporada 6, que se vio afectada por la pandemia actual y la mitad de la campaña se completó en un solo sitio, el Aeropuerto Tempelhof de Berlín. El aumento de las emisiones entre la Temporada 2 y la 5 se puede atribuir a un incremento en la escala de nuestros eventos y al alcance del calendario.


Reducir

La Formula E ha creado un programa de sostenibilidad basado en tres pilares: ofrecer eventos sostenibles, lograr un impacto positivo significativo en cada ciudad anfitriona y utilizar nuestra plataforma global para promover los automóviles eléctricos y el papel que desempeñarán para abordar la contaminación del aire.

Desde la optimización del transporte y la logística hasta la ampliación de las opciones de finalización de la vida útil de las celdas de batería de iones de litio y la eliminación de plásticos de un solo uso en el sitio, las iniciativas del campeonato para adoptar prácticas sostenibles llevaron a la Formula E a convertirse en la primera y única categoría de carreras en recibir la Certificación ISO 20121 de terceros (el estándar internacional para eventos sostenibles).

«La Formula E fue creada con el objetivo principal de acelerar la adopción de vehículos eléctricos y promover prácticas sostenibles, crear conciencia sobre los beneficios de la conducción de vehículos eléctricos y sobre la manera en que la movilidad limpia puede contrarrestar el cambio climático», dijo Julia Palle, directora de Sostenibilidad de la Formula E, sobre la renovación de la Certificación ISO 20121 para 2020.

«Organizamos eventos teniendo en cuenta principalmente la sostenibilidad, y la renovación de la certificación da fe de nuestro compromiso con esta causa y es un recordatorio de lo que hemos logrado. Además, muestra nuestra ambición de seguir innovando en esta área».

Informamos y evaluamos nuestro progreso anualmente, y nos basamos en los reconocimientos para reforzar y legitimar nuestras iniciativas. Lee los informes, las certificaciones y los reconocimientos de sostenibilidad de la Formula E

En seis temporadas de carreras hasta la fecha, junto con la iniciativa de usar menos recursos en general e impulsar la sostenibilidad, la Formula E trabajó arduamente para reducir las emisiones de gas de efecto invernadero.

En estrecha colaboración con Quantis para evaluar el impacto de la serie y dirigir su enfoque, y debido a que alrededor de tres cuartas partes de las emisiones de la Formula E provienen del transporte hacia los eventos y desde ellos durante las seis campañas, se implementaron iniciativas para abordar de varias maneras el mayor contribuyente a la huella de carbono general del campeonato:

  1. Optimizar el calendario para usar más el transporte marítimo y cubrir varios continentes
  2. Usar un enfoque multimodal con ferrocarril y carreteras, en lugar de transporte aéreo para reducir las emisiones
  3. Transportar solo los elementos esenciales para la carrera, a fin de reducir el peso y utilizar embalajes más eficaces
  4. Realizar auditorías de inventario del transporte para identificar qué elementos no esenciales se pueden evitar para reducir el peso y qué elementos se pueden conseguir en el lugar de la carrera


Además de las iniciativas para reducir las emisiones en el flete y el transporte, también se implementaron otras medidas para disminuir la huella total en el transporte del personal y los espectadores, el impacto del evento y las operaciones.

La Formula E trabaja directamente con todos los proveedores para garantizar que los productos tengan un impacto bajo. Esto puede implicar obtener alimentos y bebidas locales, y garantizar que las empresas que exponen en nuestros eventos cumplan con un enfoque sostenible en sus procesos de abastecimiento, así como en la construcción, el funcionamiento y el contenido de los puestos.

En cuanto al transporte, no se ofrece estacionamiento en los eventos para alentar el uso del transporte público, sostenible y compartido. Debido a que el transporte del personal representa el 14 % de la huella total del campeonato, la asistencia al evento se limita solo al personal requerido en el sitio para realizar tareas relacionadas con la carrera y se prioriza el ferrocarril para los viajes en Europa, siempre que sea posible.

Como parte del esfuerzo para conservar la Certificación ISO 20121, la disposición de los residuos es clave. Se logró una reducción de la basura en el sitio gracias a la eliminación de ciertos materiales, como los plásticos de un solo uso, y la incorporación de bolsas de agua reutilizables, así como estaciones de hidratación. De esta forma, evitamos el uso de 200 000 botellas de plástico y 10 km de material reciclable que no era PVC para marcar el lateral de la pista.

Además, los neumáticos son 100 % reciclable y la serie tiene un programa integral implementado para reciclar las baterías. La Formula E también brindó educación sobre el reciclado de la basura para reducir lo que enviamos a los vertederos mediante Guardias de reciclaje en todas las áreas del campo para maximizar el reciclado.

Compensar

Por último, las iniciativas de reducción de la huella de carbono del campeonato ayudaron a garantizar que la Formula E pudiera funcionar con el nivel más bajo posible de emisiones inevitables.

La serie impulsó iniciativas para compensar estas emisiones mediante proyectos sostenibles que no solo beneficiarán a las economías locales y a las personas de los lugares donde corremos alrededor del mundo, sino que también ayudarán a reducir las emisiones de CO2 en todo el mundo, lo que implica un cambio positivo más amplio.

Ahora, la serie también recibió la certificación para la compensación de las emisiones inevitables de las últimas seis temporadas mediante la inversión en los proyectos Gold Standard y Verified Carbon Standard de las Naciones Unidas, en línea con el Mecanismo de Desarrollo Limpio de la CMNUCC.

Desde la generación de energía a partir de biocombustible en China hasta la generación de energía con gas de vertedero en México y la generación de energía eólica en Marruecos, los proyectos de compensación con los que se asoció la Formula E se seleccionaron cuidadosamente en función de sus beneficios sociales o ecológicos y de su ubicación. Todos se encuentran en regiones donde hemos corrido, desde la Temporada 1 hasta la fecha.

Cada proyecto, que ofrece un beneficio social y económico para las comunidades locales, no solo compensa, sino que también complementa nuestro programa que tiene como objetivo dejar un mejor legado. Esto se alinea con el compromiso #PositivelyCharged para crear un futuro mejor por medio de las carreras.

En la isla china de Hainan (anfitriona del E-Prix de Sanya 2019), un proyecto rural de combustión y recuperación de metano tiene como objetivo ayudar a los productores agrícolas a dejar de usar combustible fósil para adoptar biocombustible renovable.

Dirigido a 20 ayuntamientos en la provincia china, el proyecto ayudó a crear 15 555 digestores de metano, en los que la materia orgánica (incluidos el abono y la basura) se degrada de forma anaeróbica para generar gas metano a través de la acción microbiana. Con un ahorro de 53 000 toneladas de CO2 por año, este es solo uno de los nueve proyectos que ayudan a compensar las emisiones inevitables de la Formula E generadas en las últimas seis temporadas. 

En México, uno de los países anfitriones de la Formula E con mayor trayectoria, los vertederos emiten grandes volúmenes de gases de efecto invernadero y otros compuestos orgánicos que contaminan el aire.

Al retener y quemar el metano del gas de vertedero, se puede producir electricidad para alimentar la red eléctrica nacional como fuente alternativa de energía económica, local, estable y renovable, lo que reducirá la dependencia en la red eléctrica. Con un ahorro de 170 499 toneladas de CO2 por año, el proyecto también tiene un beneficio social al brindar empleo a personas locales que son requeridas para hacer funcionar y mantener el sistema.

Marruecos, que forma parte del calendario de la Formula E desde la Temporada 3, aloja una granja eólica en la región de Tánger-Tetuán del país. Cuarenta turbinas de viento generan alrededor de 296 100 MWh por año de electricidad, lo que sustituye la energía que actualmente proveen las plantas que funcionan con combustible fósil y la red nacional se alimenta con energía sostenible limpia.

Con un ahorro de 34 439 toneladas de CO2 por año, el proyecto contribuye a alcanzar los objetivos de la estrategia nacional de Marruecos para generar energía renovable, cuyo fin es el desarrollo de 2 000 MW de capacidad eólica instalada para 2020.

La Formula E también invirtió en «Guarantees of Origins», los certificados de energía renovable en Europa. Este continente fue sede de varios eventos en la historia de seis años del campeonato. Estos certificados avalan que una parte determinada de la energía se obtiene de fuentes renovables.

En otros países que fueron o son parte del calendario de la Formula E, participamos en proyectos adicionales de generación de energía eólica, como en Argentina y Uruguay, además de la generación de energía con gas de vertedero en Chile, Malasia y EE. UU. En conjunto, estos proyectos compensan nuestras emisiones inevitables de las últimas seis temporadas, lo que genera una compensación de más de 150 000 toneladas de CO2 equivalente.

Certificaciones de los proyectos

Todos los proyectos recibieron certificación, de acuerdo con los estrictos requisitos de los programas Verified Carbon Standard (VCS), Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) o Gold Standard (GS). Además, todos siguen las normativas detalladas en el Protocolo de Kioto establecido por la Secretaría de la ONU sobre el Cambio Climático.

Su impacto va más allá del beneficio ambiental, ya que cada uno contribuye a la sociedad mediante una combinación de empleo local, calidad del aire local o desarrollo de infraestructura, y ayuda al propósito de la Formula E de dejar un legado positivo en los países donde se realizan las carreras y más allá.

Ahora, con una huella de carbono cero neto, el campeonato eléctrico arrancará su séptima temporada en 2021. Con el impulso de una nueva campaña de carreras callejeras, la batalla de la Formula E por el aire limpio continúa recargada y con confianza renovada.

El ABB FIA Formula E Championship se convierte en la primera serie deportiva en alcanzar una huella de carbono cero neto certificada desde su origen