27 feb. 20

Dos campeones buscan revancha

Sébastien Buemi y Jean-Éric Vergne no tienen una buena temporada. En Marrakesh van por la recuperación.

Hicieron historia porque están desde la primera hora de la Fórmula E. El día de mañana serán recordados como los pioneros de la primera categoría de autos totalmente eléctricos. Por eso cuesta entender el presente del suizo Sébastien Buemi y del francés Jean-Éric Vergne, dos campeones de la especialidad que hoy no tienen un buen presente. 

Antes de llegar al Marrakesh ePrix, Vergne, hoy piloto del DS Techeetah, marcha 12º en el campeonato. El galo está delante de Buemi, actual representante del Nissan e.dams. Dos abandonos para Jean-Éric, un 8º y un 4º puesto son las mejores performances. En tanto que Buemi suma una deserción, un puesto 13º, 12º y el aliciente de haber completado el podio en la última fecha en México.

Pero ¿qué les pasa? Buemi, de lograr un título en 2015/2016 y dos subcampeonatos en 2014/2015 y en 2016/2017, con un global de 12 triunfos, pasó a una sola victoria en los últimos dos ejercicios (2017/2018 y 2018/2019). Vergne, por su parte, sí se lució en las temporadas recientes y es el vigente bicampeón. 

Buemi sigue ligado de alguna forma a Renault a pesar de que el Rombo no figure en la denominación de su equipo y sí Nissan, empresa del grupo francés. Mientras que Vergne consiguió la gloria de la mano de DS, la firma perteneciente a Citroën. Ambas escuadras supieron ser el norte de la Fórmula E que hoy presenta mucha paridad con otros equipos y eso también es un motivo. Buemi y Vergne tienen cada vez más rivales en función de la equidad actual y muchos de sus colegas los superaron.  

Al análisis hay que sumarle un hecho que supera al propio factor humano y las posibilidades de sus escuderías. Hoy son cada vez más las terminales que participan de forma oficial. El podio parcial lo ocupan BMW, Jaguar y Mercedes-Benz. Aunque DS Techeetah está cuarto gracias a la buena faena del compañero de Vergne, el portugués António Félix da Costa. 

Es cierto que aún no se ha llegado al ecuador del campeonato. Pero es alarmante el panorama de estos dos campeones. Es posible que su luz de esperanza esté en lo competitiva que es hoy la categoría. Las definiciones abiertas que tiene pueden encender una ilusión. Las carreras hay que correrlas y nunca hay que subestimar a dos gladiadores heridos. Por eso tanto Buemi como Vergne tiene con qué tomarse revancha.