29 ago. 20

La temporada 2019/20 de Lucas di Grassi: nunca tan lejos

Lucas di Grassi cerró en el gran final de campeonato en Berlín su peor temporada dentro de la ABB FIA Fórmula E, tal como lo demuestran sus números.

Desde el nacimiento mismo de la serie de autos eléctricos, el piloto brasileño ha sido uno de sus principales protagonistas, como lo indica el hecho de haber sido el primer ganador en el E-Prix de Beijing en septiembre de 2014.

A partir de ese exitoso inicio, di Grassi fue campeón en la tercera temporada, la 2016/17, y hasta ahora siempre había terminado entre los tres primeros puestos del campeonato de pilotos, acumulando en el camino diez victorias y 30 podios.

Sin embargo, en el certamen 2019/20 no estuvo a la altura de los números que el piloto del equipo Audi Sport ABT Schaeffler supo lucir en temporadas anteriores.

Di Grassi comenzó el campeonato iniciando 19° en la primera carrera de Ad Diriyah en noviembre de 2019 y finalizó 13°, antes de recuperarse con un tercer puesto en la parrilla de salida que cambió por un segundo lugar en la segunda competencia en Arabia Saudita.

Parecía que el brasileño había logrado salir airoso de aquella ronda doble, pero a partir de allí no volvería a subir al podio hasta la segunda carrera de Berlín, cuando fue tercero.

En el camino fue séptimo en Santiago de Chile y sexto en la Ciudad de México previo a ser nuevamente séptimo en Marrakech, la última carrera de la Fórmula E antes de la suspensión del certamen debido al coronavirus.

Seguramente cuando di Grassi supo que la serie volvería a la actividad con seis carreras en el antiguo aeropuerto de Tempelhof, habrá sonreído recordando el éxito que ha disfrutado allí previamente, con una victoria en 2019 y otros tres podios.

Pero la seguidilla de carreras en territorio alemán rápidamente le demostró la realidad a di Grassi, cosechando dos octavos puestos y dos sextos lugares además del mencionado podio y una 21° posición. 

Para entender aún más el difícil año del piloto insignia de Audi hay que tener en cuenta que hasta antes de la temporada 2019/20 había liderado 294 vueltas en la Fórmula E, mientras que en el certamen que acaba de finalizar nunca llegó al frente del pelotón en ninguna de las 11 carreras disputadas.

“La sexta temporada ya es historia. Sexto en el campeonato de pilotos, sexto en el campeonato de constructores. Está claro que debemos mejorar”, resumió di Grassi una vez terminada la actividad en Tempelhof.

Más allá de este traspié, seguramente la séptima temporada verá a di Grassi ser nuevamente protagonista del campeonato en busca de un nuevo título en la ABB FIA Fórmula E.