24 abr. 21

Nyck de Vries (Mercedes-EQ) ganó una excéntrica carrera en la ronda 5 del E-Prix de Valencia DHL

Nyck de Vries (Mercedes-EQ) fue el primero en cruzar la bandera a cuadros en una de las carreras más excéntricas en un E-Prix en la historia de la Formula E. El holandés terminó delante de Nico Mueller (DRAGON / PENSKE AUTOSPORT) y de su compañero de equipo de Mercedes, Stoffel Vandoorne.

Nyck de Vries (Mercedes-EQ) se quedó con la victoria en una de las carreras más excéntricas en un E-Prix en la historia del ABB FIA Formula E World Championship. Terminó delante de Nico Mueller (DRAGON / PENSKE AUTOSPORT) y de su compañero de equipo de Mercedes, Stoffel Vandoorne.

La administración de la energía es clave en las carreras de la Formula E y, debido a la lluvia en el Circuito Ricardo Tormo y a las cinco apariciones del Safety Car MINI Electric Pacesetter, los equipos tuvieron que calcular minuciosamente las estrategias para el consumo de energía, así como para la inesperada vuelta adicional. 

De Vries largó dichosamente atrás de quien lideró gran parte de la carrera, Antonio Felix da Costa (DS TECHEETAH), y reservó energía para un ataque final. Y así fue. Ese ataque se convirtió en una lucha a toda velocidad en las dos vueltas finales después de la última aparición del Safety Car. No obstante, solo quienes tuvieron suerte y reservaron energía utilizable pudieron completar la distancia extendida con la potencia restante en las baterías.

En la inesperada última vuelta adicional, el holandés De Vries pasó a Da Costa cuando el portugués y muchos detrás de él tuvieron que disminuir la velocidad. Detrás de De Vries, llegaron Mueller y Vandoorne, este último había perdido la Julius Baer Pole Position debido a un error técnico y tuvo que largar desde el último lugar de la grilla, pero increíblemente levantó el trofeo en el último escalón del podio.

Nick Cassidy (Envision Virgin Racing), Rene Rast (Audi Sport ABT Schaeffler), Robin Frijns (Envision Virgin Racing), Da Costa, Alexander Lynn (Mahindra Racing), Sam Bird (Jaguar Racing) y Lucas di Grassi (Audi Sport ABT Schaeffler) completaron los 10 mejores lugares. Además de ellos, solo Jake Dennis (BMW i Andretti Motorsport) y Jean-Eric Vergne (DS TECHEETAH) clasificaron.

Lo que sucedió

Debido a la lluvia, la carrera empezó con el MINI Electric Pacesetter delante del pelotón. Durante las primeras vueltas, Da Costa corrió con ventaja delante de Maximilian Guenther (BMW i Andretti Motorsport) y Lynn, y el resto de los pilotos atrás lo hicieron ordenadamente. 

Andre Lotterer y Sebastien Buemi protagonizaron el primer choque cuando el hombre de Porsche tocó al piloto de Nissan e.dams en la horquilla y dejó al suizo en la grava.

Lo que siguió fue un largo período con el Safety Car en la pista mientras se retiraba el automóvil Nissan de Buemi. En la delantera, Da Costa seguía liderando al pelotón y pudo recuperar los dos segundos de diferencia cuando flameó la bandera verde.

Maximilian Guenther en el BMW mantenía atrás al resto de los automóviles en la vuelta 5. Lynn, De Vries, Norman Nato (ROKiT Venturi Racing), Oliver Rowland (Nissan e.dams) y Alexander Sims (Mahindra Racing) todos corrían con una diferencia de dos segundos entre sí. El piloto de Mahindra, Lynn, sufrió daños en la parte delantera durante una batalla por el segundo lugar con Guenther y, mientras tanto, el hombre de Mercedes, De Vries, aprovechaba la oportunidad para pasar al británico e inmediatamente también a Guenther.

Rowland y Sims también se enfrentaban más atrás. En la vuelta 6, Rowland pasaba a Nato para quedar quinto y Sims lo hacía a continuación, mientras tanto, Lynn le robaba nuevamente a Guenther (BMW) la posible posición en el podio.

Guenther fue el primero en hacer uso de la primera ronda de activación del MODO ATAQUE y lo hizo con inteligencia, ya que el joven alemán iba perdiendo posiciones. Pudo mantener el cuarto lugar, con Rowland detrás de él, y los seis pilotos de la delantera siguieron sus pasos al activar el primer MODO ATAQUE una vuelta más tarde.

Cuando faltaban 25 minutos más una vuelta, los primeros pilotos corrían sin sobresaltos y el portugués Da Costa se mantenía firme. De Vries mantenía el segundo lugar, tres segundos detrás, pero con una diferencia de dos segundos sobre Lynn, que iba tercero. Rowland, Guenther, Sims, Nato, Pascal Wehrlein (TAG Heuer Porsche), Cassidy y Edo Mortara (ROKiT Venturi Racing) completaban los 10 mejores puestos.

La carrera de Guenther terminó con un final difícil en la vuelta 10. El bávaro perdió el control de su iFE.21 y cayó en la grilla a sexto lugar debido a falta de agarre por las condiciones resbaladizas, según explicó el piloto, pero el BMW frenó tarde, se encontró con una línea blanca y, a pesar de su esfuerzo para controlar el automóvil con un bloqueo contrario, Guenther no pudo evitar lo inevitable y terminó atrapado en la grava.

El MINI Electric Pacesetter hizo otra aparición mientras se retiraba el BMW y Da Costa se apresuró a comenzar nuevamente la carrera cuando flameó la bandera verde porque llevaba al Mercedes de De Vries pegado atrás. 

Mercedes estaba feliz de que el holandés conservara su lugar atrás del DS porque sabía que tendría más energía que el líder para los minutos finales de la carrera. Esto obligaría a Da Costa a forzarse para mantener la ventaja y usar más energía para hacerlo, así que De Vries dejó que el portugués hiciera el trabajo difícil.

Cinco vueltas más tarde, Sergio Sette Camara (DRAGON / PENSKE AUTOSPORT) y Mitch Evans (Jaguar Racing) se chocaron y el brasileño terminó en la grava y fuera de carrera, mientras que el neozelandés se retiró a boxes. La carrera continuó con una cuarta aparición del Safety Car. En ese momento, Mercedes le informaba a De Vries que tenía energía adicional para perseguir a Da Costa cuando faltaban 13 minutos más una vuelta para el final.

Una vez más, el grupo reanudaba la carrera con 10 minutos restantes y Da Costa controlaba el pelotón, aunque De Vries tenía un porcentaje de energía utilizable superior al resto de sus contrincantes y el líder todavía tenía que activar su segundo MODO ATAQUE. Da Costa lo hizo inteligentemente haciendo uso del FANBOOST para lograr la ventaja necesaria para pasar por la zona de activación y mantenerse delante de De Vries.

Más atrás, comenzaba una batalla por el sexto lugar cuando Nato se deslizó a la grava, lo que benefició a la pareja de pilotos de Envision Virgin Racing, Frijns y Cassidy. Ellos pasarían al quinto y sexto lugar, respectivamente, con un error de Lynn que dejó al Mahindra en séptimo lugar. 

Mientras tanto, Pascal Wehrlein, también se iba a la grava y perdía la posición en la zona de puntos, pero finalmente terminó en boxes, y Mortara y Andre Lotterer (TAG Heuer Porsche) se chocaron y los dos quedaron fuera de carrera.

Cuando el MINI Electric Pacesetter se retiró del circuito después de su última aparición, la carrera se convirtió en una batalla final de dos vueltas. No obstante, debido a todas las apariciones del Safety Car y a la vuelta adicional inesperada para la carrera, solo algunos pilotos parecían tener suficiente energía para llegar al final.

De Vries mostró el mejor desempeño para quedarse con la victoria, delante de Mueller y Vandoorne. El holandés quedó en la cima de las puntuaciones, junto con su compañero de equipo Vandoorne, y así llevaron a Mercedes-EQ a la cima del campeonato de equipos.

El E-Prix de Valencia DHL ya empezó. Sigue toda la acción de las rondas 5 y 6, y mira los resultados completos de las sesiones de clasificación en fiaformulae.com/live