12 feb. 20

Los antecedentes de la Fórmula E en la Ciudad de México

El E-Prix de la Ciudad de México tendrá su quinta edición este fin de semana y en este artículo repasamos qué sucedió en el pasado en el Autódromo Hermanos Rodríguez, escenario de carreras verdaderamente emocionantes.

Desde su primera visita en marzo de 2016, la ABB FIA Fórmula E ha encontrado en la Ciudad de México y en el público mexicano aliados ideales para realizar grandes competencias y llevar su mensaje de cuidado del medioambiente.

Aquella primera carrera fue la quinta ronda de la segunda temporada de la categoría eléctrica y llegaba para cerrar un período latinoamericano que antes pasó por Punta del Este y Buenos Aires.

En la pista el ganador fue Lucas di Grassi, con el ABT Schaeffler Audi Sport, luego de una acalorada batalla pero el brasileño sería desclasificado porque el primero de sus monoplazas –era la época de los Gen1 en que los pilotos precisaban dos autos para completar la carrera- fue encontrado 1.8 kilos por debajo del peso reglamentario de 888 kilogramos. 

Esto resultó en que Jerome D’Ambrosio, quien había tenido una dura lucha con Sébastien Buemi durante prácticamente toda la competencia, fue el ganador con uno de los autos del equipo Dragon Racing, venciendo al suizo por apenas 0s106 en la línea de meta. En ese momento era por el segundo puesto, pero la desclasificación de Di Grassi significó que ese fue el margen de la victoria.

Nicolas Prost, compañero de Buemi en Renault e.Dams, ascendió a la tercera posición, seguido de Loic Duval, Robin Frijns y Sam Bird.

Al año siguiente, más precisamente el 1° de abril de 2017, Di Grassi pudo tomarse revancha en la Ciudad de México al obtener una fantástica victoria. 

El brasileño inició 15° y en la tercera vuelta debió detenerse en los pits por daños en el alerón delantero, lo que lo dejó último en el clasificador. Sin embargo apostó a cambiar de monoplaza cuando ingresó el auto de seguridad en la vuelta 17 y con 28 giros aún por delante, lo cual resultó una maniobra estratégica fundamental.

Di Grassi logró gestionar a la perfección la energía de su segundo monoplaza para llegar al final de la carrera seguido de Jean-Eric Vergne y de D’Ambrosio, mientras que el argentino José María López, piloto del DS Virgin en aquel entonces, fue sexto tras haber liderado en la primera parte de la carrera y protagonizar un trompo que lo dejó fuera de la pelea por el podio.

La tercera visita de la Fórmula E al Autódromo Hermanos Rodríguez volvió a ver al equipo ABT Schaeffler Audi Sport como ganador, pero esta vez en las manos de Daniel Abt en vez de Di Grassi. 

El piloto alemán, quien en diciembre del año anterior había visto como su primera victoria en la serie eléctrica le era quitada por una infracción técnica, se impuso aquel 3 de marzo de 2018 en México después de iniciar desde la quinta posición.

Felix Rosenqvist, autor de la pole, lideró la primera parte de la carrera hasta que perdió toda chance cuando su auto Mahindra se quedó detenido, permitiendo a Oliver Turvey llegar a la primera posición. Pero al momento de las paradas en pits Abt fue más veloz y salió a pista por delante del británico para encaminarse a la victoria por 6s3 sobre Turvey, cuyo segundo lugar representaba su primer –y de momento único- podio en la Fórmula E, con Buemi en el tercer puesto.

Tal fue la importancia de ese triunfo para Abt que luego se hizo un tatuaje para recordar su primera victoria en la categoría obtenida en territorio mexicano.

La más reciente edición del E-Prix de la Ciudad de México, disputada el 16 de febrero de 2019, sin dudas tuvo el final más emocionante de la Fórmula E no solo en el Autódromo Hermanos Rodríguez, sino en la historia de la serie.

Pascal Wehrlein, del equipo Mahindra, salió desde la pole position y dominó toda la carrera hasta que en el final se quedó sin batería en su monoplaza y se vio adelantado ¡sobre la misma línea de llegada! por Di Grassi, quien lo había estado presionando en la parte final de la competencia.

Se trató de un final que dejó a todos los presentes vibrando ya sea en las tribunas como en sus casas y el propio piloto brasileño estaba más exultante que nunca al ganar de esa manera una carrera donde solamente estuvo al frente en ese momento decisivo.

Wehrlein llegó segundo en la pista pero fue sancionado con cinco segundos por cortar la curva 4 en la vuelta final cuando ya se defendía como podía de los ataques de Di Grassi y el clasificador final lo dejó sexto. Antonio Felix da Costa heredó el segundo puesto, seguido de Edoardo Mortara.

Aquel impresionante final aún está fresco en la memoria de los aficionados de la Fórmula E, por lo que la expectativa será alta para este sábado 15 de febrero en México. Pero si tenemos en cuenta la definición en la última vuelta que se vivió en el E-Prix de Santiago de Chile el mes pasado, no hay razón para pensar que nuevamente el campeonato eléctrico hará vibrar a los fans.