23 jun. 19

Análisis de Berna: La pista tipo montaña rusa se convierte en un caos y Vergne se queda con la victoria. Di Grassi todavía lucha por el título antes de la gran final

El campeón actual, Jean Éric Vergne, amplía su ventaja en una victoria sensacional en las calles suizas, mientras que el héroe local de la carrera, Buemi, se asegura otro podio a pesar del caos en la capital. Después de toda la acción en la ronda final de las carreras europeas de voestalpine, estos son todos los detalles del E-Prix Julius Baer de Berna 2019.

Jean Éric se queda con la victoria en Berna y posiblemente también sea su segundo título.

"Llegué aquí como un zombie, pero, sin embargo, creo que el equipo me ayudó mucho a hacer un buen trabajo", dijo Jean Éric Vergne, de DS Techeetah, momentos después de quedarse con su tercera victoria esta temporada en la histórica ciudad de Berna.

Antes del enfrentamiento en las calles de la capital suiza, la ventaja de Vergne era de solo seis puntos. Ahora, está 32 puntos por delante de su principal rival, Lucas di Grassi, que está en segundo lugar. En resumen, el c ampeón actual del título del ABB FIA Formula E parece tener una mano en un segundo título del campeonato de pilotos, incluso antes de aterrizar en la Ciudad de Nueva York. Pero, como ya sabemos, nada es seguro en el mundo de las carreras eléctricas. En las propias palabras del francés, "nunca te puedes relajar en la Formula E; todo puede cambiar tan rápidamente". 

"Es una buena ventaja, es una ventaja más amplia que la que tenía el año pasado en este momento, pero no estoy pensando demasiado en eso [el título del campeonato]".

Después de trastabillar a mitad de la temporada, cuando tuvo que soportar tres carreras sin sumar puntos, Vergne llega orgulloso a la final de la temporada, con tres podios seguidos y dos victorias.  

"Llegaré a Nueva York con el mismo deseo de ganar la carrera y hacer un buen trabajo. Es así de simple", dijo el nuevo ganador de las carreras europeas de voestalpine con confianza. 

Di Grassi nunca se rendirá a pesar de los obstáculos 

"La calificación fue una porquería", dijo el piloto de Audi Sport Abt Schaeffler, Lucas di Grassi, sin rodeos. "Nos confundimos al pensar que la pista no estaba tan mal y, al ser el primero en salir, mi vuelta no fue buena. Cometí algunos errores y comencé en el lugar 19... Si calificas en la parte de atrás, estás perdido".

Palabras fuertes del ex campeón, pero naturalmente es así. Antes de Berna, la brecha entre di Grassi y el líder del campeonato, Jean Éric Vergne, era de solo seis puntos. Ahora, después de la sorpresa en la capital suiza, la brecha se amplió a 32 y Vergne quedó en la cabeza y di Grassi en segundo lugar. Con dos rondas restantes, el brasileño aún está dispuesto a lograr su segundo título de campeonato en la Ciudad de Nueva York. 

"Hasta que las probabilidades matemáticas sean imposibles, pelearé por el título, nunca me rendiré".

"JEV tiene mucha presión. Él tiene que cumplir y yo iré [a Nueva York], me divertiré y trataré de ganar las dos carreras", dijo di Grassi mirando al líder del campeonato con una mirada decidida.

El héroe local se queda con un emotivo podio, pero la mala racha continúa 

"Fue una buena carrera, especialmente en casa con mi hijo", dijo Sébastien Buemi, de Nissan e.dams, después de bajar del podio con su hijo en su carrera local en Berna. "Si hay algún lugar donde quieres subir al podio es en tu territorio. Estoy muy contento con la manera en que se desarrollaron las cosas hoy y también estoy contento con el equipo".
 
A pesar de dos podios consecutivos para Buemi, la mala racha sin victorias del ex campeón se extendió a 30 carreras. Pero c on la mayor cantidad de victorias entre todos los pilotos, 12 en total, Buemi sigue siendo el piloto más exitoso en la historia de la serie.

"Obviamente, no ganar una victoria [en 30 carreras] me afecta. Si hubiera tenido la suerte que tuve antes en la temporada, podríamos haber ganado Santiago o París. Pero seguiremos intentando y esperamos la siguiente. 

Voy a Nueva York sabiendo que podemos hacerlo y podemos luchar", dijo con una sonrisa.

La pista tipo montaña rusa se convierte en un caos en la carrera más difícil hasta ahora  

"No es solo la inclinación lo que es una locura. El cambio de asfalto, las curvas de la carretera, cosas que normalmente no encuentras en ninguna otra serie de carreras", dijo Sam Bird, de Envision Virgin Racing, al describir la pista antes de la carrera en Berna. "Es una locura, es divertido, será un desafío genial". 

Para Mitch Evans, de Panasonic Jaguar Racing, fue simplemente "un circuito callejero realmente difícil... con muchos cambios de características, superficies y elevaciones".

pista de la formula e en berna

Ahora, con el polvo asentado en la pista de 2,750 km y 14 curvas, Evans reflexionó sobre el circuito callejero de la ciudad luego de quedar en segundo lugar y subir por segunda vez al podio en su carrera en Formula E. 

"Esperaba que las posibilidades de pasar fueran un poco más fáciles, pero con la lluvia al final, fue un caos", dijo el neozelandés.  

"Llovía muy fuerte y fue completamente inesperado. La curva 3 estaba mojada y eso es exactamente lo que no quieres. Predecir la zona de frenado fue extremadamente difícil. Iba a jugar con fuego si intentaba pasarlo [Jean Éric Vergne]". 

Detrás de Evans, llegó el héroe local de la carrera y piloto de Nissan e.dams, Sébastien Buemi. Antes de esta carrera, Buemi acababa de subir al podio en Berlín y se había quedado con la victoria en la carrera de resistencia de 24 Horas de Le Mans hace menos de una semana. A pesar de competir en la serie eléctrica desde su inicio, para el experimentado piloto, las calles suizas fueron sus mayores desafíos.   

"A pesar de participar desde el principio, diría que esta carrera fue la más difícil hasta ahora, fue muy divertido manejar", dijo el piloto suizo con una sonrisa.   

Ahora nos dirigimos a la Ciudad de Nueva York para la final de doble carrera de la Formula E