22 ene. 19

Los estudiantes de Harvard estudian el negocio de la Formula E

El negocio de la Formula E, según el hombre que mejor la conoce.

De eso oyeron hablar los estudiantes seleccionados de la escuela de negocios Harvard al fundador y director ejecutivo, además de recién nombrado presidente, de la Formula E, Alejandro Agag, que brindó una visión detallada de los fundamentos de la serie de carreras que más rápidamente ha crecido en el mundo del deporte de motor.

Junto con el profesor Bob Higgins como parte de un breve programa intensivo antes del semestre de primavera, titulado «Building Sports Businesses» (creando negocios deportivos), Agag se unió al comisionado de la NHL y representantes de Golden State Warriors y Drone Racing League para desvelar los secretos de su éxito y los sacrificios necesarios para que una nueva apuesta despegue.

Desde la idea inicial y unas notas sobre una servilleta, hasta marcas de renombre y gigantes automotrices que compiten en las calles de Hong Kong, París, Roma y Nueva York. En menos de cinco años, Agag y su equipo le han dado forma a la Formula E, desde unas cuantas diapositivas de PowerPoint hasta convertirlo en un imperio eléctrico.

Sin embargo, la idea en sí no era suficiente. Necesitaba que la pusieran en práctica. Ahora tienes el respaldo de la FIA y le has puesto un nombre. Ahora solo faltan los coches, una representación visual del producto... pero es algo completamente nuevo que nunca antes se ha visto o se ha hecho.

No solo eso: hay que involucrar a varias estrellas, las caras por las que apostarán los seguidores de la Formula E. Equipos: hecho. Pilotos: hecho.

Lo siguiente en la lista es encontrar un escenario adecuado, y la ciudad es el terreno elegido. El camino para llevar el deporte de motor directamente a las puertas de la gente está, literalmente, lleno de baches. Iniciar las negociaciones con las autoridades locales y conseguir un promotor y socios comerciales que financien el evento, junto con permisos, autorizaciones y mucha paciencia. Es la forma más difícil, pero también la más gratificante, de competir y, desde un punto de vista empresarial, es un punto de venta sin igual. Eso es lo que Agag necesitaba vender: la visión de un futuro eléctrico.

Después del evento, Agag agregó: «No todos los días en la escuela de negocios de Harvard se enseña un estudio de caso sobre tu compañía. «Espero de verdad que los estudiantes de esta gran universidad puedan sacar algunas lecciones valiosas del viaje que hemos realizado en los últimos cinco años y del continuo crecimiento y del éxito del ABB FIA Formula E Championship».

Sigue toda la acción del E-Prix Antofagasta Minerals Santiago de 2019.