02 ago. 19

Di Grassi explica los aspectos de seguridad de un coche de Fórmula Eo

Un monoplaza de Formula E cuenta con los más altos estándares de seguridad para la alta competencia, tal como lo comenta Lucas Di Grassi.

Desde sus comienzos en 2014, la seguridad ha sido un aspecto fundamental para la Formula E, primero con su coche Gen1 y luego con el Gen2, que debutó en la temporada 2018/19 que finalizó hace algunas semanas en Nueva York.

“El coche de Fórmula E es producido con los mejores estándares de seguridad que puede tener el automovilismo”, dijo Di Grassi, piloto de Audi.

“Es casi igual a un coche de Formula 1 y a un coche de Indy. Tiene sus especificidades, pero el coche de Formula E tiene la misma base: es un monocasco de fibra de carbono, 100% sólido, con la célula de combustible”.

El piloto brasileño, que ha competido en todas las temporadas de la Formula E disputadas hasta el momento, explicó que dentro del chasis existe otro monocasco donde se encuentra la batería, un elemento fundamental.

“En el caso del auto de Formula E, todavía tiene otro monocasco donde va la batería, ya que la batería es quizás es el punto más sensible del auto en caso de choque. Entonces está ubicada dentro de otro monocasco acoplado a ese monocasco”.

“Por lo tanto, la batería está protegida más o menos en el mismo nivel de seguridad que el piloto”, indicó Di Grassi.

Sobre otros aspectos importantes para la seguridad del piloto, Di Grassi añadió: “En el interior del monocasco hay unas barras de metal para la protección y a partir de este año, el “Halo”, que es hecho a base de titanio y soporta hasta el peso de un autobús antes de llegar a la cabeza del piloto”. 

“Entonces es un auto muy seguro, la categoría es muy segura y así es como debe ser, ya que corremos en las calles, en pistas con mucho contacto, entonces el auto tiene que ser lo más seguro posible”, finalizó.